La importancia del color en el diseño

El color nos crea diferentes emociones. Vemos cosas y diferenciamos objetos similares con el uso del color. Sentimos los colores como un objeto que crea diferentes emociones. Sin embargo, los colores son producidos en el sistema visual del cerebro humano. En la vida real, no existen. Creamos colores usando nuestro cerebro.

¿Pero, por qué son tan importantes? en el diseño, el color actúa como una función clave que llama la atención del usuario. El color es el aspecto más fácil de recordar cuando se trata de encontrar cosas nuevas para los usuarios. Los colores del diseño siempre hacen conexión con la marca del producto. Los diseñadores de productos utilizan el color como una forma de comunicar de qué se trata el producto, y la mayoría de las veces las ideas de compra de los usuarios dependen en gran medida del color.

Aquí os traemos tres factores a tener en cuenta para un mejor uso del color.

 

Factor 1: Las preferencias de color varían según el género.

Según numerosos estudios, existe una diferencia significativa entre la preferencia de los géneros a la hora de seleccionar el color. Los estudios coinciden en los colores más favorables y menos favorables: hubo un favor significativo para el color azul tanto de hombres como de mujeres y, el color naranja fue el color más desagradable tanto para hombres como para mujeres. Los estudios muestran que los hombres prefieren los colores atrevidos y las mujeres los colores suaves.

 

Factor 2: El uso del color depende del producto o servicio.

Al llegar al diseño de aplicaciones, la mayoría de las personas se fijan en el color antes de realizar la compra. Por ejemplo, McDonalds es famosa por la rápidez y diversión a la que invita. Cuando los usuarios acceden al sitio web de McDonalds, sienten ese sentimiento exacto de confianza hacia lo que se destaca a través del uso de colores.

Factor 3: El color hace que el producto sea reconocible.

El diseño del producto no se trata solo de ser comprensible, sino también visible. A nuestro cerebro siempre le gusta enfocarse en marcas que son inmediatamente reconocibles. Para que el producto se vea atractivo y reconocible, debe usar los colores correctamente que se alineen con sus ideas comerciales, personalidad, emoción y difieran de sus competidores. Numerosos estudios han demostrado que el color es un dato clave a la hora de tratar con competidores directos. Si tomamos Mcdonalds, KFC, Starbucks y otros famosos establecimientos veremos que se centran en gran medida en sus colores y diseños únicos.

.

Lo importante es comprender y centrarse en la reacción del cliente hacia los colores en lugar de centrarse en los colores en sí. El color debe lograr el objetivo de lo que está tratando de dar a los clientes.