La revolución de la experiencia de usuario

 

No es ningún secreto que nuestros clientes buscan formas rápidas, fáciles y eficaces de satisfacer sus necesidades. Sin embargo, la experiencia de usuario es un campo en constante cambio debido a los avances tecnológicos, los nuevos tipos de interacciones y las preferencias del usuario.

Nuestro cerebro trabaja por nosotros en todas esas decisiones mecánicas y la Inteligencia Artificial empieza a formar parte de este proceso para hacerlo de manera más rápida y eficiente. ¿Qué siente nuestro cliente cuando navega por nuestra página web? ¿Qué mira? ¿Está siendo nuestro diseño suficientemente intuitivo? ¿Está satisfaciendo las necesidades de nuestros usuarios? Son solo algunas de las preguntas que nos plantea. No obstante, nos desvelan el mayor deseo de cualquier diseñador UX: comprender el comportamiento, los hábitos y las necesidades de nuestros usuarios.

En este post ponemos a tu alcance las claves mejor guardadas del proceso de atención humana y te introducimos las técnicas más eficaces para llevar la experiencia de usuario al siguiente nivel.

El poder de la atención

Piensa en un sitio web o aplicación que te encante. ¿Qué es lo que más te gusta? Ahora piensa en las personas que crearon ese sitio web: ¿Cuál fue su objetivo? Eso es, captar tu atención.

La atención es la habilidad que nos ayuda a seleccionar información entre diferentes estímulos. Nuestra atención es la que decide si queremos lidiar con un determinado estímulo o ignorarlo, pero ¿Cómo captamos la atención?

  • Existen diferentes tipos de atención según el formato del dispositivo y el canal de venta.
  • Atención selectiva

Este proceso automático selecciona un estímulo que considera relevante sobre el resto, evitando la sobrecarga mental ¡nuestro cerebro recibe alrededor de un millón de bits de información por segundo!.

De este modo, cuando un diseñador UX toma consciencia sabe que los cambios intensos del entorno llaman la atención y empieza a diseñar experiencias de usuario significativas.

 

  • Atención Dividida

Nos permite cambiar el foco de atención de manera flexible: atender a más de un estímulo a la vez o pasar de uno a otro alternativamente.

 

  • Atención Sostenida

Gracias a ella podemos mantener el foco de atención en un estímulo el tiempo suficiente, resistiendo las distracciones y el incremento de la fatiga.

Pero, ¿cómo lo pueden aplicar nuestros expertos en UX? La respuesta es muy sencilla: si conocemos las actividades que requieren atención sostenida (ej. aprendizaje y trabajo) conocemos el objetivo de la interfaz de usuario.

Menos es más

Así es, y es que ¡la atención es una fuente limitida!. Más opciones requieren más carga cognitiva, lo que se traduce a “cuantas más posibilidades de compra tenga una persona, más tiempo tarda en tomar una decisión” (ley de Hick). Enfrentarnos a muchas opciones solo incrementaría nuestra carga cognitiva y por tanto saturaría al usuario. Sigamos el mantra menos es más, mantengámoslo simple e intuitivo. Incrementemos la experiencia de nuestro usuario.

  • “Change Blindness

Este fenómeno es la razón principal por la que tendemos a no notar errores de continuidad en las películas. Sí, sí, lees bien. Esto se produce cuando maximizas tu capacidad de atención. En pocas palabras: si un botón no parece un botón, ¿crees que tus usuarios pincharían?. De estar físicamente oculto, a simplemente ignorado, si no pueden verlo, es mejor que no esté.

¿Quieres saber más y hacer un prueba gratis en tu página web? Vamos a ello.