Cuando se consigue llegar al consumidor, se establece una relación entre marca y usuario que, de una manera continuada os aseguramos que se convierte en un «brand lover». Para ello, y, como hemos explicado en anteriores ocasiones hay que saber qué piensa nuestro target y de qué manera. Solo así sabremos como personalizar una marca y por ende mejorar la experiencia de usuario. Dicha experiencia no solo supone el momento de la realización de compra, sino que se basa en todo un proceso de investigación de manera más profunda para saber “dar en el clavo” en cuanto a la emoción del consumidor se refiere. No podemos olvidarnos de que las personas necesitamos tener momentos de espacio, tiempo libre. He aquí la primera pregunta a resolver; ¿qué hacen los consumidores cuando no piensan en comprar?.

Las marcas como era de esperar, han sabido adentrarse en el día a día del consumidor y asumir diferentes tipos de roles como en las redes sociales.

Redes sociales; estrategia detrás de un contenido efímero

Para cualquier marca supone un reto “entrometerse” en el mundo de las redes sociales. Los usuarios pasan una gran parte de su vida observando e incluso aprendiendo de las redes sociales. Por no hablar de retos virales… Es en ese momento cuando las marcas se tienen que valer de diferentes estrategias para cuidar todavía más la relación entre consumidor y marca.

El neuromarketing incluye más que aspectos que conciernen solo a estudios. Aunque es verdad que encontramos fascinantes hacer casos de estudios, hay más estrategias que pueden usarse para conquistar por completo a nuestro target. A continuación, os vamos a explicar qué tipo de estrategias son parte del neuromarketing y no lo sabías.

Storytelling y marketing sensorial

Sin duda alguna, para hacer un contenido de calidad tienes que generar relatos que haga crecer confianza a tus consumidores. Mostrar la parte más humana que hay en la marca. Tenemos que saber que no solamente buscamos que dicha confianza se alcance en las webs, sino que medio que se refleje en cualquier medio que el consumidor elija; redes sociales, apps….

El storytelling es la táctica perfecta capaz de crear historias o narrativas que ejercen un camino a la confianza de nuestro target. No es cualquier historia, sino una narrativa que contenga un contenido único y estilo propio de la marca. Generalmente se suele complementar con alguna frase, emoticonos o estilos de escritura que te describan como marca y te hagan reconocible en diferentes tipos de contexto. En resumidas cuentas, establecer un buen branding.

En cambio, el marketing sensorial por su parte se basa en la estimulación de los sentidos.  Y aunque parezca algo difícil de explicar, la práctica es algo más sencilla. Tenemos que saber crear impacto en nuestro target para que no solamente seamos una cuenta de red social más. La mejor vía es saber qué insights queremos transmitir y cómo podemos hacer que se identifique el consumidor.

En las redes sociales podemos decir que los sentidos principales para estimular son; la vista y el oído. Y es que nuestro cerebro recuerda un 15% de lo que ve, y un 5% de lo que oye. Curioso, ¿no?. Estamos acostumbrados a ver videos diarios; reels, historias, etc. Acciones que se realizan en diferentes redes sociales, cargadas de impacto que buscan llamar la atención del consumidor. Ya sea de una manera más visual, o de una manera más auditiva con una música que sea el remate de la acción comunicativa.

En conclusión, el neuromarketing es una disciplina que engloba más que las herramientas propuestas anteriormente para la realización del estudio. Es cuestión de comprender al consumidor, saber llegar a él, generando distintos tipos de estrategias que rodean al mundo del neuromarketing.